Spanking: ¿Te gustan las nalgadas?

Escribe: Nico Eliceche

Todos hemos recibido alguna vez un chirlito en la cama, ¿no?  Una nalgada en la cola durante el sexo. A algunos les gusta más fuerte, a otros más suaves y a otros directamente no les gusta. Pero… ¿Cuándo pegar el chirlo? No sé si todos lo preguntan en la cama, y eso no está bueno. No está bueno pegarle un chirlo a una persona que acabas de conocer porque no sabes cómo va a reaccionar. Lo ideal es preguntarle: “¿che te puedo cachetear ese culo hermoso que tenes?”… Bueno, en realidad pueden preguntarlo como quieran, pero pregunten.

Pero como dije, por lo general es una práctica bastante habitual en el sexo, y está bueno tener en cuenta determinadas cosas para realizarlo. Voy a contarles un poco del spanking (azotes) que es una práctica que se enmarca dentro del BDSM. Si bien puede ser que muchos de ustedes solamente peguen uno que otro chirlo cada tanto, es bueno saber algunos cuidados y cuestiones de esta práctica para no generar daño ni incomodidad, ni nada a tu compañero o compañera.

Primero hay que aclarar que el azote, spanking, o chirlo, no tiene como objetivo causar un daño, dolor o lastimar a tu compañero, sino que es darle una experiencia sensual y erótica de ese golpe. Algunos lo llaman la puerta de entrada al BDSM, porque es algo que muchos tienen incorporado en su “repertorio sexual”. Además, no se necesita ningún elemento externo para realizarlo: con la mano ya funciona muy bien.

Para realizarlo es importante comunicarte y charlar con tu pareja sobre lo que van a hacer, decirle explícitamente si quiere que la golpees y tienes que recibir su consentimiento (también explícito). Piensa que en algunos casos no sabes cómo puede reaccionar al golpe. Puede que sirva de gatillo para experiencias negativas del pasado -por ejemplo de abusos o maltratos- por eso es fundamental preguntarlo.

Muchas veces esta bueno pensar al spanking dentro de un juego de rol en donde azotas a tu compañero “porque se portó mal”, y otras simplemente por gusto de ambos. En este caso voy a hablar tanto del caso en que quieran realizar una sesión exclusivamente de spanking, así como para aquellos que simplemente les guste dar o recibir nalgadas durante alguna otra práctica sexual, por ejemplo, el clásico mete-saca.

Esa persona que está teniendo sexo contigo esta entregando su cuerpo y depositando confianza en que tu vas a cuidarla.

Como dijimos más arriba, lo primero es la comunicación. Luego, se debe preparar la escena y no apurar las cosas. Con esto me refiero a que, si vas a comenzar tu encuentro sexual con un poco de spanking, hay que comenzar despacio, acariciando la zona donde se va a golpear, comenzando despacio, haciendo que nuestro compañero entre en calor.

Acaricia, no tengas miedo, hace que tu compañero se acostumbre al tacto de tu mano, látigo, fusta o flogger. Piensa que esa persona te esta entregando el cuerpo y depositando confianza en que vos vas a cuidarla.

Es importante que tu compañero sienta el azote como placentero y no como algo incómodo y doloroso. Anda preguntándole cómo se va sintiendo tu pareja, si le gusta, si no le gusta, si quiere más fuerte o más despacio. Comunicación.

Tip para tener en cuenta

Hay un “sweet spot” (punto dulce): un área en la cola que se siente muy bien. Para la mayoría de las mujeres, es la mitad inferior del centro del cachete. Azotar ese punto genera una vibración directa hacia el clítoris. Para los hombres, el punto dulce está un poco más arriba, sobre el ano, donde la vibración va hacia la próstata. Obviamente que cada cuerpo es distinto, por lo que hay que ir probando y explorando con tu compañero.

IMPORTANTE, nunca golpear sobre los testículos, articulaciones o en áreas sobre órganos de tejido suave.

A medida que van azotando a su pareja vayan observando su cuerpo, como se mueve, su respiración, es decir su lenguaje corporal ¡Ante la duda pregunten! Si no están seguros, pregúntenle a sus compañero como está.

Una vez que están en calor, excitados, podes explorar un Groove, es decir “agarrar ritmo”. El beat y ritmo tiene que estar determinado por cómo reacciona el cuerpo de tu compañerx, no por como a vos te guste. Muchas personas, por lo general personas con vulva, pueden llegar al orgasmo con una buena sesión de spanking.

Luego de jugar con azotes es fundamental el aftercare, que como dije en esta nota, es el tiempo post sesión.

Allí ambos atenderán sus necesidades. En caso del spanking, es recomendable aplicar hielo en la zona de azote, alguna crema para masajear la zona, si se les hacen moretones eviten medicamentos o analgésicos anticoagulantes como aspirina.

También se deben evitar duchas muy calientes durante las primeras 48 horas. Antes que me olvide, es importante saber que si fue un juego intenso en donde se generaron moretones, se debe descansar antes de volver a jugar, esperen que esos moretones se curen, sino puede ser peligroso.

Esto es una introducción al mundo del spanking, sobre todo para tener en cuenta las cosas que hay y no hay que hacer a la hora de darle una nalgada a tu pareja o compañero.

Me gustaría que se queden con la comunicación, como concepto fundamental, ya que no se debe dar por asumido como puede reaccionar la otra persona a ese chirlo.

No tengas vergüenza en preguntar mientras estás teniendo sexo, si puedes pegar o si quieres que te den una rica nalgada.

Una respuesta a «Spanking: ¿Te gustan las nalgadas?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.